Este 2020 ya había comenzado de manera complicada con una baja del 60% durante el primer trimestre en la venta de viviendas. Si a eso le sumamos la paralización y postergación de nuevas obras, las proyecciones no se ven muy favorables.

A nivel regional, se estima que la producción de construcción latinoamericana caerá aproximadamente 5.5% según GlobalData.

Además, con la entrada en cuarentena total de un gran número de comunas, la CChC estima en 778 obras las que paralizarán a nivel país producto de las nuevas medidas.

Es importante también recordar que como respuesta a la contingencia, el gremio impulsó desde el mes de marzo un Protocolo Sanitario para Obras de Construcción que buscaba proteger en primera instancia a los trabajadores para también de esta manera no afectar en sus ingresos y así en las respectivas familias. Sin embargo, debido a la facilidad de dispersión igualmente fue imposible evitar el contagio en más de alguna obra.

De aquí en adelante y a futuro, según los directivos de la CChC no queda más que seguir las sugerencias en protocolos y aplicar las medidas necesarias en términos de planificación y gestión de la mano de obra para cuidar de la población y reducir la posibilidad de contagio al mínimo posible.

Sabemos que aún falta mucho para que esto termine, pero si queremos salir adelante es importante fomentar una cultura de seguridad y el seguimiento de protocolos ligados a la pandemia. En Pignus contamos con herramientas que facilitan el proceso a las áreas involucradas y permiten controlar de mejor manera las capacidades de seguimiento de medidas y protocolos.